PPK2

EL MENSAJE DE PPK Y LA ATRACCIÓN DEL VACÍO

Cuando se pensaba que Pedro Pablo Kuczynski ya había tocado fondo,  aparece en mensaje a la Nación para tratar de explicar lo inexplicable, es decir, para hundirse todavía más. ¿Y qué dijo?

Que hay que considerar que se trata de la salud de un expresidente. ¿Acaso ser expresidente es un atenuante para alguien que está sentenciado por graves delitos? Al contrario, ¿no es más bien un agravante  haber tenido a cargo la administración del Estado y delinquir?

Que el único motivo del indulto es para salvaguardar la salud de Fujimori. Según el doctor Huerta el informe médico de Fujimori no justifica este tipo de indulto. Pero, aparte de esto, ¿entonces el indulto no fue parte de una negociación para salvarse de la vacancia? ¿En verdad nos cree tan tontos?

Que es un indulto humanitario, ¿entonces por qué menciona positivamente al gobierno de Fujimori? ¿Cuál es la pertinencia? ¿Qué tiene que ver la gravedad o no de sus enfermedades con la forma en que haya gobernado?

Que ya tiene 12 años en prisión y eso ya es bastante. Otra vez, ¿qué tiene que ver el tiempo transcurrido con un indulto humanitario? ¿Y quién es el señor Kuczynski para decir que 12 años son suficientes? ¿Para qué tenemos entonces un Poder Judicial?

Que Fujimori ha cometido “excesos y errores graves”. Fujimori está preso, entre otros delitos,  por violación a los derechos humanos y, más crudamente, por la muerte de varias personas. ¿Esos delitos son “excesos y errores graves”? ¿Quién le ha escrito esta parte del mensaje? ¿Martin Rivas?

Que hay que pasar la página, sobre todo, los más jóvenes. ¿En verdad podría haber reconciliación con alguien que nunca admitió sus culpas? ¿Se puede disculpar a quién no ha movido un dedo ni ha dicho una palabra para mostrar un mínimo de arrepentimiento? ¿Se puede perdonar a quien no pide disculpas?

Recién después de haber sido indultado, hemos visto a Fujimori disculparse con los que “ha defraudado”. Con ese eufemismo demuestra que, en el fondo, sigue sin sentirse culpable. Ni siquiera tuvo el temple de dirigirse directamente a los familiares de las víctimas de las matanzas de Barrios Altos y Cantuta.

Qué duda cabe que Kuczynski ha sacado a Fujimori solo porque lo salvó de la vacancia. Lo sabe él, lo saben sus congresistas, sus ministros, sus asesores y, en verdad, ya todo el país. Francamente para seguir diciendo mentiras mejor no hubiera salido. Pocas veces la retórica presidencial ha sonado tan falsa, tan absurda y, por momentos, tan burlona.

Iba a decir que ahora sí Kuczynski tocó fondo, pero con él, tan adepto al vacío, nunca se sabe.

Por: Yuri Rodríguez

Comenta en Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *