castaneda_4

¡Detengan a Castañeda!

Luis Castañeda Lossio, alcalde de Lima por los próximos 15 meses, es uno de los afectados de los huaicos que amenazaron Lima. Su popularidad se desplomó en 36% con visos de no encontrar fondo. Desde entonces, el burgomaestre ausente al igual que sus planes de prevención, apela a lo que sería natural en una gestión municipal: ejecutar obras para revertir la baja en las encuestas, pero en la administración Castañeda, las obras son una constante amenaza, como los huaicos.

Por: Hache Arteaga

Desde sus redes sociales anuncia la Municipalidad de Lima la construcción  de la “moderna obra #GranVía44Km que unirá Panamericana Sur con Pachacámac, Cieneguilla, Manchay y Lurín”. Desde ya, también por redes sociales, el regidor Hernán Núñez advirtió que el alcalde no ha detallado “los costos”. Un aviso a tener en cuenta,  teniendo en consideración que las obras de Castañeda son mal construidas y terminan con sobrecostos. A continuación,  el recuento del Huaico de Castañeda.

En medio de los desastres. Los huaicos son fenómenos naturales que se presentan todos los años en la ciudad con menor o mayor intensidad. Pero la lógica no embarga el sentido común de los funcionarios municipales que no invierten y si invierten, lo hacen mal. De los 34 millones de soles para ejecutar obras de prevención en desastres naturales, se usó solo el 3%. Y de esos 34 millones de soles; 29.9 millones se destinaron a la mejora del malecón de la Costa Verde. No le atinan a ni una.

No se cayó, se desplomó. Fue la hilarante respuesta del gerente de Emape, justificando que el puente de la Solidaridad —que une El Agustino con San Juan de Lurigancho— de casi 4 millones quedó inutilizable y su gemelo, ubicado a cuatro cuadras —también de casi 4 millones— se tambalea y es sostenido por una grúa.

Queda en evidencia cuando Lucho construye, lo hace mal.

Antes de los desastres por huaicos había otros desastres. En abril 2016, el alcalde Castañeda inauguró el irregular By – pass de 28 de Julio, una obra inconclusa que enterró el Proyecto Río Verde, con expediente y todo. Inconclusa porque la alameda que debería estar en la parte superior del By–pass con un paseo peatonal y con 8 mil m2 de áreas verdes, está abandonado.

De la obra de 28 de Julio, la  Defensoría del Pueblo dijo que la construcción se realizó sin expediente técnico concluido. Informes periodísticos aseveran que solo en la instalación del cerco perimétrico, sembrado de césped y pintado de sardineles, hay un sobrecosto de un millón 197 mil soles. Frente a los hechos, la Contraloría General de la República anunció en noviembre último la auditoría de la obra.

En mayo del 2015, Castañeda decidió asfaltar el tercer carril de la Costa Verde y cuando era inminente que el mar recobre lo suyo,  resolvió arrojar rocas en la playa La Pampilla sin tener autorización de la Marina de Guerra del Perú, generando decenas de accidentes de tránsito.

El puente Bella Unión se cayó a fines del 2013 y al asumir su tercer mandato (enero 2015), el líder de Solidaridad Nacional anunció que en tres meses estaría instalado. Pasaron 28 meses desde entonces y no hay fecha de culminación.

¿Entonces porque un alcalde que construye mal es adicto a hacer moles de concreto y asfalto? El alcalde debe comprender el celo de los vecinos de Lima cuando anuncia más obras, pues está en la memoria colectiva el Caso Comunicore, la denuncia del cobro de doble sueldo y el pago de la defensa legal con dinero municipal de su exgerente de Promoción de Inversión Privada, Gisella Zegarra, la misma que coordinaba con el ex presidente OAS Léo Pinheiro —el de Lava Jato— frenar el proyecto Río Verde.

¡Deténgase alcalde, no haga obras, rinda cuentas!

Exige la rendición de cuenta al alcalde Castañeda: [ https://goo.gl/ojcrPU ]

 

Comenta en Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *