Yma Sumac

“TU ENVIDIA ES MI PROGRESO”

La señora debía tener más de 80 años. Llevaba un elegante sombrero negro coronado con una suerte de bouquet de seda y un vestido rojo ceñido, y sendas joyas en manos, cuello y orejas. Aunque la llamaban con un nombre quechua, su piel era blanca y tenía ojos achinados, intensamente sombreados, como una antigua egipcia.

Los años, como es inevitable, se llevaron su belleza, pero le obsequiaron distinción y fuerza. Ya no escuchaba bien, pero su voz aún era clara y fuerte. Ese día, cuando la vi por vez primera, no había demasiada prensa, tampoco era poca. La conferencia se realizó en un auditorio del edificio Interbank que está sobre la Vía Expresa. Cuando ya todos los periodistas estaban sentados y bien comidos, pues donde hay ricos bocaditos hay ávidos redactores (salvo exquisitas excepciones), entró en la sala, del brazo del melómano y promotor cultural Miguel Molinari, Zoila Augusta Emperatriz Chávarri del Castillo. Cajamarquina de nacimiento, pero ciudadana del mundo, el cual la conocería en cada rincón donde resonó su increíble voz como Yma Sumac.

La diva, tras décadas de ausencia, regresaba de visita a su patria, a su querido Perú, cuyo nombre hizo sonar en los teatros más exclusivos del mundo, como en el mismísimo Bolshói de la Unión Soviética. Fue el propio Nikita Krushev quien rogó que el ‘ruiseñor de los andes’ regale un poco de la magia de su “garganta tenebrosa” (como escribió el poeta Eielson) a los rusos. Allí estaba la mítica Yma Sumac, de acuerdo a documentos oficiales, descendiente por sangre y por derecho del Inca Emperador Atahualpa. Al empezar la rueda de prensa, como la cantante ya no escuchaba bien, Molinari, quien se sentaba a su lado, le reproducía las preguntas. Las intervenciones eran corteses y digamos que “normales”; pues no había entre los periodistas que allí estábamos algún experto en lírica. De pronto, un reportero cuyo nombre no me acuerdo, y me alegro de que así sea, pero que dijo ser del programa de Magaly Medina, levantó la mano. Molinari, educado él, pidió que le cedan el micrófono. Hizo dos preguntas. La primera de rutina; sin embargo, como segunda pregunta agregó algo así: “¿Es cierto que Vivanco, su esposo, la golpeaba?”. Todos los demás periodistas, de diarios serios y no tan serios, rompieron en silbidos de franca reprobación. La mítica soprano peruana cuyo registro vocal destruyó los barreras de lo humanamente posible por garganta alguna era sometida al vulgar interrogatorio de un reportero de pacotilla; la primera latinoamericana y única peruana que tiene una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood, sometida al escarnio en su propia tierra. El mundo entero la divinizaba y en su patria la pretendían reducir al nivel de ‘chollywood’ barato con peleas entre parejas de deshabitados cerebros… y a sus 80 y pico de años.

Ante la pregunta del remedo de periodista ese, Yma Sumac, que poco oía (felizmente), decía “¿Qué, qué?”. Desde luego, Molinari, sobre el pucho y hábilmente, cambió la pregunta. Hace unas semanas me puse a ver en mi DVD comprado en Polvos Azules la película ‘El tesoro de los Incas’, donde Yma Sumac actúa junto al legendario actor Charlton Heston. En el filme, mientras la soprano superaba el trino de las aves, me vino a la mente la anécdota que acá cuento, y me sigo preguntando, con decepción, sino será verdad eso de que “el peor enemigo del peruano es otro peruano”.

Por Eduardo Abusada Franco / @eabusad


Publicado en diario Karibeña el 11.04.2015

4 Comments

  1. Hola Eduardo

    Interesante artículo. Recuerdo que por esas fechas, en un programa que no recuerdo, se presentó y “experto” cuyo nombre, felizmente, tampoco recuerdo, a despotricar contra Ima Sumac, señalando que su música no era peruana y que su arte no nos representaba??? Además, empezó a argumentar sobre su dudosa calidad interpretativa??

    Por esos días, un turista ya mayor me comentó que su primer contacto con el Perú fue Ima Sumac. Y aca es casi una ilustre desconocida, como Tania Libertad y tantos otros.

    • admin

      En efecto, querido Nelson. No sabemos valorar lo que tenemos, a veces, en nuestras narices. Y buscamos, de preferencia, modelos foráneos.

  2. No me esperaba eso de Molinari, lo escucho casi todos los dias de semana a las 4pm en Radio Filarmonia. Resulta curioso porque siempre difunde grabaciones de Juan Diego Florez, Luis ALva y Alejandro Granda. No recuerdo quien deijo alguna vez que Yma Sumac tuvo una excelentisima voz, pero una carrera muy mal dirigida. Lo cierto es que Vivanco la engañaba y ella armaba escándalos cuando lo descubría, la pregunta completamente impertinente de Molinari, no me la esperabam me siento aturdido aún.

    • Plaza Tomada

      No, amigo, creo que no ha entendido el texto. Molinari fue muy educado; la pregunta maliciosa vino de un reportero del programa de Magaly Medina.

Comenta en Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *