veronika-d-simon

Reciclarse siempre, rendirse jamás

“En el último proceso electoral, Yehude, uno de los responsables del ‘baguazo’ y primer ministro de Alan García, luego de tener alianzas firmadas y en plena convocatoria de elecciones internas, prefirió traicionar sus compromisos y tener como candidato a Nano Guerra, que le hizo lo mismo terminando en los brazos de Solidaridad Nacional. Pero esta vez, a Yehude lo han convencido que Verónika puede ir con ellos, ahora que fracasó su recolección de firmas. Y aunque los Nuevo Perú —movimiento de Verónika — no les agrade la idea, sin inscripción no hay paraíso. Y si Veronika no accede a tal alianza, Yehude buscará a cualquier candidato de centro o derecha, y otra vez este espacio será solo de entrenamiento, pues a la hora del partido, probablemente muchos estén en otros equipos y otros ni siquiera podrán jugarlo.”

Por: Marco Sipán

Mientras PPK con su derecha pituca, a sobre saltos, intenta salir de la crisis ambiental que ha provocado este último “Niño Costero”, la bancada fujimorista se reacomoda en dos bandos, con la cada vez más polarizante relación entre los “príncipes” Fujimori y los caviares que se dejan arrinconar cándidamente por los medios en cada tema de la coyuntura, arrepintiéndose hasta de sus polos con la imagen del Che Guevara de cuando eran adolescentes. Mientras todo eso sucede con las fuerzas del establishment, la “izquierda” tradicional, que hace tiempo no tiene ningún escenario en disputa y que identificamos como el alineamiento articulado cercano a los Partidos Comunistas —Unidad y Patria Roja, y sus amigos de siempre Salomón Lerner y Gustavo Guerra García (GGG)— tienen tiempo para pensar en su participación en los próximos procesos electorales.

Llamados algunas veces Únete y otras Avanza Lima (dependiendo de cuál proceso electoral se hable) es un espacio que viene siendo dirigido por Siomi, Moreno, De La Cruz y GGG, cuyos últimos años solo han atinado a derrotas, que mostrando que no tienen ningún afán en jubilarse vuelven a plantear la misma estrategia, el mismo discurso y los dirigentes de siempre en un nuevo escenario.

Recordemos que en el 2016, Verónika con astucia pudo colocarse mucho mejor que otroras estrategas de las utopías. Incluso Goyo, desde la cárcel, obtuvo mayores éxitos políticos. Los Únete han venido “rezando” para que Verónika no se inscriba, han sumado a su club a Yehude que es el único que tiene inscripción, esperando que este no se lleve su pelota otra vez.

En el último proceso electoral, Yehude, uno de los responsables del ‘baguazo’ y primer ministro de Alan García, luego de tener alianzas firmadas y en plena convocatoria de elecciones internas, prefirió traicionar sus compromisos y tener como candidato a Nano Guerra, que le hizo lo mismo terminando en los brazos de Solidaridad Nacional. Pero esta vez, a Yehude lo han convencido que Verónika puede ir con ellos, ahora que fracasó su recolección de firmas. Y aunque los Nuevo Perú —movimiento de Verónika — no les agrade la idea, sin inscripción no hay paraíso. Y si Veronika no accede a tal alianza, Yehude buscará a cualquier candidato de centro o derecha, y otra vez este espacio será solo de entrenamiento, pues a la hora del partido, probablemente muchos estén en otros equipos y otros ni siquiera podrán jugarlo.

Por ahora en este reciclamiento se ve que los colectivos y los comités de base popular que activan buscando sinceramente el cambio social, no son ni serán escuchados. Prueba de ello es la candidatura de GGG a la alcaldía de Lima que vienen “cocinando”, sin consulta a las bases y que traza la continuidad villaranista que la población tanto rechaza. Y en esta situación, donde existe un tablero político que aguarda por un movimiento radical, popular y anti-neoliberal que garantice la satisfacción de las necesidades de la gente, las propuestas progresistas provienen de las izquierdas más allá de Lima.

Comenta en Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *