ANGELA VILLON 2

QUIERO UNA CONGRESISTA PUTA

Ángela Villón Bustamante es una prostituta. Y a mí me gustan las putas. Ángela Villón Bustamante postula al Congreso por el Frente Amplio con el número 19. Y a mí me gusta la política. Por tanto, está entre mis consideraciones a votar por ella; entre otros motivos, por los siguientes:

1.- Es mujer. Se me hace necesario que las mujeres tengan mayor representación en la política. Claro, tampoco quiere decir que ser mujer per se la haga mejor congresista, pues ya hemos visto los casos bochornosos de algunas parlamentarias.

2.- No me gustan los moralismos. He escuchado y me han llegado mensajes, incluso de amigos muy estimados, burlándose de que una prostituta quiera ser congresista. Se burlan y la descalifican sin siquiera escucharla por el solo hecho de ser meretriz.

Acá mi consideración es en parte subjetiva, pues la prostitución es un oficio que valoro mucho. He contratado servicios de putas en algunas ocasiones (bueno, varias), la última vez en Mollendo. Las prostitutas de puerto tienen un especial en encanto. Alguna vez me atendí con una hermosa puta en el ‘Barrio Rojo’ de Ámsterdam. Una mujer de almanaque la verdad. Como valor agregado tenía un brillante diente de oro a lo Pedro Navaja y el vientre tatuado. Como todo mochilero andaba corto de fondos, y la buena mujer, cuya tarifa única era de 50 euros, tuvo a bien en dejarme la sesión en 45. Y 5 euros para un mochilero es un ahorro muy bueno.

Me fascinan los burdeles. No solo va gente en busca de sexo rentado (la mayoría va solo a tomar, ver los bailes o conversar), sino también es un lugar donde se juntan hombres de toda variedad, desde ejecutivos hasta borrachos sin alma; desde yuppies abogados (los hipster no van) hasta desempleados zombies que prenden colillas de cigarros ya apagadas.  Creo que fue Mandela quien dijo que entiendes a un país a través de sus cárceles. Lo mismo pasa en ese espacio que son los burdeles: ese Aleph donde se juntan el sexo, el amor a plazos, la desesperanza, el placer, el dinero, la felicidad… la vida misma. Todo en un gran orgasmo y al mismo tiempo.

Uno de esos espacios que también he visitado en variadas ocasiones es el de Las Cucardas, regentado por el mítico Víctor Hugo Shimabukuro. Allá por el 2007 o 2008 le hice una entrevista. Lo ‘chalequeaba’ su secretaria Perla, una enorme morena con un abrigo de piel falso a lo Cruela de Vil, quien me amenazó si la entrevista era de mala fe. Les caí tan bien a los dos, que me regalaron unos pases, con todo incluido. Como es de mala educación rechazar ciertas invitaciones (aprende Barne), no me quedó más remedio que regresar otro día. Había cierta rivalidad entre las putas peruanas y unas jovencitas ecuatorianas recién llegadas, ya que estas últimas eran dadas a dar servicio también por la puerta trasera; es decir, servicio completo ‘cara y sello’ (ustedes entienden, no me hagan entrar en mayores profundidades). Y allí, tras visitar aquella perfumada oquedad donde mueren los valientes, pude conocer a esa sublime chica. Le di otro pase para seguir conversando, puesto que el fotógrafo (que no diré su nombre), imagino que casado y/o fiel, me regaló el pase que también le dio Shimabukuro. Encontré que era una linda persona, con ideas muy resueltas y claras sobre la vida real. Antes de irme aquella noche el dueño del burdel me reconoció y me regaló otro pase con el que volví a regresar. Para la tercera ocasión, ya tuve que decir basta, pues como periodista anti mermelero que soy “yo chupo con mi plata” (para el caso, “yo cacho con mi plata”).

Volviendo a Villón, a lo que voy es que las meretrices se me hacen y de hecho son mujeres de mundo, conocen más los problemas de la gente a pie que muchos de los actuales ‘padres de la patria’. Son mujeres con calle, que se anticipan a las debilidades del hombre. Cuando uno va de ida, una puta ya dio tres recorridos y medio de ida y vuelta. Las putas saben.

ANGELA VILLON

3.- Ángela Villón trabaja desde los 16 años y ha conocido en carne propia los abusos del gremio al que pertenece. Las putas, así no les guste a algunos, son un sector de la sociedad que necesita ser representado. Y les aseguro que seguirán existiendo por el resto de los tiempos. No podemos simplemente decir que es un “oficio marginal” y mirar para otro lado. Es un rubro que merece tener plenos derechos, ser regulado y minimizar los peligros a los que está expuesto, así como supervisar los temas de salud. Caso contrario, muchos se atenderán clandestinamente y podrán contraer enfermedades que propagarán en sus hogares. Ángela conoce de sobre este sector y sería una gran representante.

Claro, no se crea que a todas les gusta este milenario oficio. Muchas se ven en la necesidad irremediable de ejercerlo, y así se hace más necesario aún que se cautelen sus derechos.

4.- Quizá la crítica más aceptable que he escuchado hacia ella, es la que no está basada en prejuicios morales ni religiosos (por cierto, Jesús paraba con prostitutas); la que dice que no está preparada. Citemos a la propia Ángela en este punto: “Yo no tengo estudios universitarios ni maestrías, pero tampoco soy una ‘calabacita’ o una improvisada como algunos piensan. Soy activista de los derechos humanos y represento a las minorías del pueblo. Quiero hacer algo por este país”.

Hay muchos hombres y mujeres con doctorados (bambas muchos), a los que ya se les dio la oportunidad y solo se han aprovechado del cargo. Ángela hasta ahora se ha ganado el pan con el sudor de su frente, o de sus piernas; no le debe nada a nadie. Ella renta su cuerpo, no su conciencia.

Asimismo, no olvidemos a la legendaria actriz italiana-húngara del porno duro: llona Staller, más recordada como la Cicciolina. Fue una parlamentaria combativa y de mucho filo social. Además tenía una hermosa teta; no lo digo en plural, ya que en sus apariciones públicas solo mostraba la izquierda en señal de su inclinación política.

En suma, Ángela Villón para mi es una candidata respetable con un oficio respetable, y hasta admirado. Es más, si existe la reencarnación y en mi otra vida nazco mujer, sería prostituta. Y más aún, si llego a bajar 20 kilos me hago puto solo por hobby.

Por Eduardo Abusada Franco


Comenta en Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *