luther-king-sobre-lo-correcto

NO TODOS SE MUEVEN SOLO POR DINERO

Situación A: Hace varios meses se desató el escándalo del “negociazo” en el sector Salud del exasesor de PPK Carlos Moreno. Los audios que destaparon todo el escándalo fueron grabados por Miguel Sifuentes, administrador de una de las clínicas beneficiadas. Recuerdo nítidamente las palabras de Becerril en una entrevista con Ghibellini. “¿Pero por qué lo hizo público si ya había cerrado el negocio, ya estaba?”, decía a manera de sospecha el keikista, sin poder creer que alguien pueda hacer algo sin beneficiarse económicamente.

Situación B: Junto a Wilfredo Ardito y otros amigos, formo parte del colectivo ‘Ciudadanos Luchando contra el Racismo’. Hace como un par de años, me contactó una tal Carla García, si mal no recuerdo, productora de un programa de Mariella Patriau en Radio Capital para que Ardito hable sobre publicidad racista. La muchacha García, no sabía a quién llamar, no conocía quiénes manejaban los temas, ni tenía teléfonos ni correos. Me pidió ayuda. Lo hice. La entrevista fue una celada. Fuera del aire, Patriau y la tal García empezaron a rajar traicioneramente. La chica García, quien muy modosita me rogó ayuda apenas horas antes, decía: “Ay, para mí que esta ONG solo quiere figuretear y fondos”. La muy distraída seguramente no entiende la diferencia entre un grupo de ciudadanos, que invierten su propio dinero y tiempo, y una ONG. Tampoco entiende que hay gente que hacemos las cosas guiados por los principios que creemos, no por dinero.

Situación C: Esta semana difundí una carta de la web Change.org recogiendo firmas para pedir la renuncia de la fujimorista Martiza García a la presidencia de la Comisión de la Mujer luego de sus misóginas posturas. Un usuario de Twitter, con nombre ‘Tímpano’, me comentó lo siguiente: “Asu mare, veo q los progres peruanos siguen con eso. Me pregunto, alguna ONG busca fondos para seguir con esta campañita?” (sic). El señor, desde luego, no sabe (o se hace el tonto)que la plataforma Change.org es gratuita. Y, otra vez, no me mueve ninguna ONG, ni más presupuesto que la voluntad y los principios.

Situación D: Puse en mi blog un artículo sobre la cloaca que es este Congreso. Un usuario de nombre Eduardo Sotomayor se dedicó a atacarme diciendo que escribía desde el anonimato y que me pagaba PPK, o “ppkutra”, como lo llamaba él. Claro, cuando le pedí pruebas de tal pago, no supo responder, y, por cierto, el muy bruto no sé a qué le llama anonimato si mi artículo está firmado.

Puedo seguir con más ejemplos, pero, francamente, ya cansa. Nuestra sociedad ha degenerado a un nivel tal, que a muchísimas personas les cuesta creer que alguien hago algo por convicción, simplemente porque cree que es lo correcto. Recuerdo un líder sindical caribeño al que le ofrecieron un cheque en blanco para pasarse a las filas de la patronal. Rechazó la oferta y siguió con su huelga. Lo mataron. Cuando sus amigos fueron a sacar ropa de su habitación para enterrarlo, el hombre no tenía ni calzoncillos que llevarse a la tumba. Felizmente, aún existe gente a lo que no solo la mueve el dinero. Pero los otros nunca entenderán.

Por: Eduardo Abusada Franco


Comenta en Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *