Militares USA en Perú

LIMA POST CRISIS Y EN VÍSPERA DE LA CUMBRE

“Pero como las cosas no se quedan en pequeño, tanto el Poder Ejecutivo como el Congreso dieron luz verde, con entusiasmo ejemplar, al pedido de la Casa Blanca. Gracias a ese acto de servilismo tragicómico, 114 efectivos militares y 454 de la Fuerza Aérea yanqui serán admitidos como “personal de seguridad” del Donald de esta historia. El estará apenas dos días en el país, pero los suyos se quedarán 18 días ¿Qué harán? ¿Visitarán acaso los burdeles del Callao?, ¿o tal vez prepararan “misiones” especiales para la denominada “lucha contra subversiva” que incluye por cierto desde incursiones en el VRAEM hasta prácticas en las inmediaciones de la triple frontera colombo brasileña venezolana?”

Por: Gustavo Espinoza Montesinos

Dos elementos concadenados asoman ahora en el escenario peruano. Los acontecimientos derivados de la crisis de marzo, que generó la caída de PPK;  y los trabajos previos a la VIII Cumbre  de las Américas, que se celebrará en Lima en los próximos días.

Nadie quedó realmente contento con el desenlace de la reciente crisis. Unos, muestran ira o frustración. Y otros, una alegría engañosa que solo sirve para disimular disgustos. Pero, realmente, nadie podría considerarse satisfecho porque se ha arribado a un acuerdo precario e inconsistente, una suerte de “Tente en Pie”, que le servirá a Martín Vizcarra —el nuevo Jefe de Estado— para irradiar un casi vacío e incoloro “mensaje de esperanza”.

La composición  del Gabinete Ministerial, conocida el pasado lunes, y las reacciones que ante él han registrado los partidos políticos, los poderes fácticos y las instituciones formales, no han alumbrado salidas a los apremiantes problemas del país; sino, más bien, expresado ambigüedades, que se habrán de ir  despejando poco a poco.

Es bueno, sin embargo, señalar la caída de los anuncios tremendistas que auguraban maleficios mayores. En redes sociales, pero también en “la Prensa Grande” asomaron “primicias” que daban cuenta de la supuesta composición del primer Gabinete post PPK. Así, se dijo que Vizcarra escogería como Primer Ministro a Jorge del Castillo o Antero Flores Araoz. Y se añadió que los ministros principales serían Elmer Cuba, en Economía; Gonzales Posada, en la Cancillería; y Mercedes Cabanillas, en Educación. Todo eso —se aseguraba— confirmaría en toda la línea “la capitulación deshonrosa” de Vizcarra ante la Mafia Apro-Fujimorista; y la necesidad de pasar, con todo,  a la más dura oposición política exigiendo al fin inmediato de la gestión instalada hace pocos días.

Ninguna de esas espectaculares “previsiones” se concretó. O habían sido inventadas por los especuladores de turno o eran simplemente trascendidos falsos que resultaron desmentidos por la vida. Pero igual, sus impulsores no reconocieron que habían mentido o se habían equivocado. Simplemente buscaron otras “nuevas” para enlodar igual al equipo de César Villanueva a quien, además, buscaron comprometer con Odebrecht porque saben que ahí está el ‘Talón de Aquiles’  de todos los políticos de “arriba”. Y claro, para ellos, Villanueva también lo es  por su sola condición de Congresista; cuando no, por haber sido antes Presidente del Gobierno Regional de San Martín.

Hay claros síntomas de que las cosas siguen andando mal. La presencia de un titular de Defensa que juró lealtad a Fujimori en el Pentagonito en el Gabinete Villanueva, y la designación como ministro de Justicia de Salvador Heresi ,contertulio de la Mafia en el Callao, constituyen elementos denigrantes que bien pueden descalifica cualquier esfuerzo sincero de renovación política. No obstante, la derecha a su modo sigue presionando con la voracidad  que el país conoce. No le basta el kilo de carne, quiere la vaca entera.

Por lo pronto, la derechoa ya le echó el ojo al titular de Trabajo ,Cristian Sánchez. Un  profesional egresado de la Universidad Católica, porque en un  conflicto laboral le dio la razón a los trabajadores. Pecado inexcusable, sin duda. Y también a la nueva ministra de Inclusión Social, Liliana La Rosa, a la que acusan de “haber sido” integrante de un colectivo de izquierda, el Frente Amplio. Delito mayor. De paso, apunta contra el titular de Trabajo porque, al parecer, no es un comerciante de la educación —como Idel Vexler—, sino un  profesional del área que, en su momento, trabajó cerca del exministro Saavedra. ¡Tiene que pagar por eso!

Mientras la Mafia deslizaba estas perlas, el Congreso de la República blindaba con impudor a Yesenia Ponce y se aprestaba a salvar también a Moisés Mamani. Y eso, para que a nadie le quepa la menor duda de lo que quiere la monarquía de Keiko y sus acólitos.

El nuevo gabinete, por cierto, no promete mucho… casi nada. Pero deberá tener en sus manos la conducción del gobierno en las próximas semanas. Y el primer reto que deberá afrontar será la VIII Cumbre de las Américas y la inusitada visita del amo del Imperio, el señor Donald Trump.

Contrariamente a la histórica línea de la Cancillería —la doctrina Porras— el nuevo titular del portafolio se regirá por lo hecho por PPK y su antecesora, la impresentable “diplomática” Cayetana Aljovín. Lo anunció al asumir  la Cartera en la Casa de Torre Tagle. Allí, hizo honor al ilustre Marqués que en los albores de la República traicionó a la Patria y se puso a la sombra de la Corona Española; y en esa línea, se sumó al dictado de Washington ratificando el írrito “veto” al presidente de la Venezuela Bolivariana. ¿Una vergüenza? Más que eso, una desvergüenza.

Pero como las cosas no se quedan en pequeño, tanto el Poder Ejecutivo como  el Congreso dieron luz verde, con entusiasmo ejemplar, al pedido de la Casa Blanca. Gracias a ese acto de servilismo tragicómico, 114 efectivos militares y 454 de la Fuerza Aérea yanqui serán admitidos como “personal de seguridad” del Donald de esta historia. El estará apenas dos días en el país, pero los suyos se quedarán 18 días ¿Qué harán? ¿Visitarán acaso los burdeles del Callao?, ¿o tal vez prepararan “misiones” especiales para la denominada “lucha contra subversiva” que incluye por cierto desde incursiones en el VRAEM hasta prácticas en las inmediaciones de la triple frontera colombo brasileña venezolana?

Esta dictak imperial que cumple alevosamente Popolizio pone en peligro, otra vez, la VIII Cumbre, que asomaba casi normal. Por lo menos seis mandatarios de la región —Uruguay, Bolivia, Venezuela, Nicaragua, Cuba y El Salvador— no aceptarán exclusión alguna en tal evento. Por lo demás, la Cumbre de los Pueblos dirá su palabra en dos eventos  centrales: el jueves 12 en la Marcha Antiimperialista contra la política de Trump, y el sábado 14 en la Ciudad Universitaria de San Marcos en la Jornada Solidaria con las luchas de los pueblos de América Latina. ¡Hablarán los pueblos!

Comenta en Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *