BNP 2

EL LARGO CAMINO DE LA UNIDAD Y EL AUN CORTO CAMINO DEL BNP

Esta es mi versión, como parte del proceso tanto de dentro como de fuera, de mi participación en el Bloque Nacional Popular, y de cómo se forjó la alianza de Unidad Democrática. La lucha continúa.

Por Eduardo Abusada Franco


La agenda de la semana del 23 de junio me marcaba arreglar una reunión con Francisco Alcántara —Paco, hermano de Andrés Alcántara— y Jaime Calva, ambos del partido Democracia Directa (DD). Meses previos venía de muchas reuniones en casa de Hugo Yupanqui, en Jesús María, donde cada miércoles muy temprano se reunía el Comité Político del Bloque Nacional Popular (BNP). Fue Elvis Mori, luchador político forjado en las calientes arenas de Villa El Salvador y científico social que entiende como pocos la patria plebeya, quien me llamó cuando me encontraba recuperándome de un accidente de moto en Mollendo, mi tierra. Ya veníamos de tener algunas reuniones, chifas de menú y ceviches de carretilla de por medio, en que veníamos conversando desde la campaña del 2006 y participando en actividades de labor social y política. Sabíamos, como para cualquiera es evidente, que había que trabajar en la renovación de la política.

Paralelamente seguí en el periodismo, la empresa privada y militando en el activismo en derechos humanos, particularmente en lucha antirracista junto a Wilfredo Ardito, el quijote de las causas imposibles (que hace posibles), a quien vengo apoyando desde hace varios años. Elvis me presentó con Sergio Tejada, y entonces quería aportar ese lado de la lucha por la igualdad de todas las razas, por un Perú abigarrado y hermoso. Fue así como me incorporé al Bloque Nacional Popular (no es mi primera experiencia política, pero sí la más seria e intensa). Vi en Elvis Mori y en Sergio Tejada —así como en otros compañeros jóvenes— el factor renovador, la sangre joven y corajuda, más allá de las discusiones dogmáticas de izquierdas y derechas. Por su puesto, sin perder de vista la experiencia de otros que ya recorrieron el camino y que también aportan, gente por años de hacer camino ha aprendido más de sus errores que de sus aciertos. Y me uní a ellos, harto ya de ver las mismas caras desde los años 80s. Así, vinieron los amigos, las horas de luchas, las reuniones en cualquier horario y cualquier lugar, las mil y una para recaudar fondos, etc. Porque hasta donde yo puedo testiguar, no hemos recibido un sol que no sea de nuestros militantes, de gente sencilla que nos apoya. Todos, en dinero o tiempo, dieron y dan su grano de arena. Acá no hay dinero del narco ni agendas mágicas. Pese a los magros recursos, dieron mis compañeros más de lo posible. Hacia el final del proceso reciente tuve que retirarme para atender unos negocios, pero seguí como miembro del Comité de Prensa, que pasó a coordinarlo Hernán Maldonado. Pintas, pegatinas, notas de prensa, en fin, el vértigo seguía pese a que uno pensaba tomarse una “licencia”.

Así las cosas, vuelvo al primer párrafo. En los primeros meses de formación del BNP, cuando estuve en el comité político, ofrecí mis servicios para intermediar con los amigos de Democracia Directa. Los había conocido hace un par de años por un buen amigo de mi promoción de Derecho, el Dr. Daniel Raa, quien es su personero legal. Él me los presentó, pues por aquel tiempo tenía interés en preparar algo para las elecciones de Miraflores, mi distrito. Encontré agradables horas de conversación sobre política, el Perú, los amigos en común, Mariátegui (el bueno), en suma, la vida. Al inicio no recibí respuesta a mis llamadas un par de semanas, hasta que Francisco Alcántara me dijo “pásate por el local de Caylloma para conversar”. Así se iniciaron las tratativas con Democracia Directa. Informé esto en mi Comité Político del BNP, y arreglé una reunión en casa de mi madre, en Miraflores, un 23 de junio con Jaime Calva y Francisco Alcántara de Democracia y Directa; y por el BNP David Tejada, Hugo Yupanqui, Julio Rojas, y este servidor. Encontramos muchos puntos en común, como el necesario cambio de Constitución. Supimos, también, que ellos venían haciendo un proceso serio y combativo, utilizando el mecanismo de la democracia directa previsto en la propia Carta Magna (de allí el nombre de su partido). Paco, tipo de hablar pausado y que escucha mucho más de lo que habla, resumió en un viejo refrán aquel primer encuentro: “Si arrieros somos, en el camino nos encontramos”. Y el camino era el mismo: la patria que queremos, una justa para todas y todos los peruanos.

BNP milagros tirado

De allí en más siguieron las conversaciones en casa de Hugo Yupanqui con Andrés Alcántara —líder indiscutido de DD— y firmamos un Acuerdo entre DD y el BNP, y luego se incorporan unos amigos de Dignidad y Democracia, que era la coordinadora parlamentaria en la que Sergio Tejada, nuestro vocero nacional, está. Posteriormente se incorporaron otros grupos como La Junta, Las Micaelas, líderes vecinales, gremiales, personas de a pie, amas de casa, y demás gente valiosa y de comprobado coraje. Es decir, se unió mucha gente de base al margen del BNP, pues vio en la propuesta el proyecto que se acordaba de ellos, de los desposeídos, de los dueños de nada como no sean sus esperanzas. Fue ese campo nacional-popular, marginal y plebeyo, fuera de la política sectaria y emanada del Perú real, el que dio y da forma a las bases. El grupo sur, de Villa El Salvador, imprimió la mística política, la fraternidad. La esperanza de un Perú para todos resurgió con esa gente de a pie, no con los teóricos políticos. Además, era gente con experiencia en esta lides, personas que se habían empolvado en campañas y la lucha por los derechos de sus distritos, de sus barrios, de sus calles; gente que peleó por luz, agua, saneamiento, titulaciones, gente que luchó por su supervivencia en los arrabales de una ciudad que los pretende invisibilizar, pero que ellos sostienen con sus labores y servicios.

Por el otro lado, estaba el proceso de Frente Amplio y de Únete, cuya carta dura para candidatear era Yehude Simon, pues era el dueño de la inscripción con el Partido Humanista. Mi opinión fue siempre la misma, no me gustaba Yehude, Pero esto no es una secta, y las decisiones deben ser por consenso o mayoría, no por los pensamientos personales de uno. El hecho es que, dimes y diretes de ida y vuelta, y Yehude se llevó su inscripción del espectro de Únete, que antes se llamó Cepufi (qué tierno nombre). Únete lo integran Patria Roja, Partido Comunista Peruano, Fuerza Social y Ciudadanos por el Cambio, entre otros. Al irse Yehude de Únete, se quedaron, como quien dice, tirando cintura. Y fue allí, Y NO ANTES, que ellos inician los coqueteos con Democracia Directa, con quienes ya teníamos un acuerdo. Incluso se acercó también César Villanueva, pero el hombre quería entrar a cortar rabo, orejas y patas y pedir todo, es decir, no menos que la candidatura presidencial, entra otras cosas. En fin, la cosa tampoco era así. El discurso de BNP siguió siempre el de la unidad, y lo seguirá siendo; pero las cosas no se imponen al caballazo.

BNP 1

Además, y esto es importante, nuestra relación con Democracia Directa no fue una de “club electoral”, sino que, vuelvo a decir, encontramos en ellos muchas causas en común. Nuestra relación no se agota en esta campaña, como no se agota el proyecto del BNP. Las elecciones del 2016 son solo una coyuntura, una muy importante, pero solo eso. La lucha verdadera no se acaba nunca, es constante. Personalmente he nacido para la lucha, no para solazarme en las victorias.

En fin, de tales nuevos encuentros, ya con Únete, y con la alianza DD y BNP, sale entonces la alianza Unidad Democrática (UD), la que ha tenido sus elecciones primarias el pasado domingo 29 de noviembre. Hago esta aclaración, pues han surgido algunos corifeos de Gonzalo García, uno de los 6 candidatos que ha participado en las primarias de UD, a enarbolar banderas innecesarias y firmar “goles” que no han metido. Siempre le dicen a uno que no hay que hacer las cosas para que digan que uno las hizo; esto es, para estampar su firma. Pero cuando de otro lado sacan a relucir versiones distorsionadas, con no sé qué intereses, es bueno entonces que la gente que realmente participó y fue parte en los hechos, salga a contar las cosas como son. Las interpretaciones pueden ser variadas, pero los hechos duros de la historia son los mismos, no cambian. Esta es la primera vez que hablo de ellos, pues no me gusta andar en eso del autobombo. Yo simplemente fui una pieza, un intermediario de algo que estaba más allá de mí, algo que iba a suceder semanas más o semanas menos, pues estaba escrito en el destino de la brega por un mundo mejor: que dos fuerzas políticas que buscan un país justo, se junten. El azar (si acaso existe) solo quiso que funja del eslabón de enlace de ambos grupos.

Ya las elecciones de UD se dieron, y aunque hubo supervisión de la ONPE, se han presentado una serie de irregularidades. Particularmente de gente de Gonzalo García. Una conocida definición de la locura dice que no hay que esperar resultados diferentes si hacemos siempre lo mismo. ¿Este tipo de hacer política será, acaso, el cambio para el país? Nos queda la satisfacción de saber, que por nuestro lado, jugamos absolutamente limpio.

No tengo más que agregar, solo que seguiremos dándole a la calle, que la lucha tiene varios frentes. “La historia es nuestra, y la hacen los pueblos”, nos dejó dicho nuestro querido compañero presidente, Salvador. No lo hacen pues, necesariamente, los políticos y sus mañoserías. Seguiremos de pie, toda la patria plebeya, para caminar por las grandes alamedas.

BNP 3

One Comment

    • RUPERT GONZALES
    • 3 diciembre, 2015
    • Responder

    JEJEJEJEJEJEJE ESTE 29 DE NOVIEMBRE FUE UN DÍA DE LOS NO PARTIDARIOS DE LO NO INSCRITOS Y FUIMOS MAS DE 80, MIL LOS PRÓXIMOS MESES SEREMOS 800 MIL Y EN EL PROCESO ELECTORAL SEREMOS 8 MILLONES DE CIUDADANOS DE A PIE, PERO VIGILANTES DE LAS INSTITUCIONES GUBERNAMENTALES Y DEL GOBIERNO QUE SALGA CON CONGRESISTAS DE QUE DEFIENDAN LOS DERECHOS Y DECISIÓN DEL CIUDADANO NOOOOOOOOOO A LA CORRUPCIÓN NI AL ASISTENCIALISMO CALDO DE CULTIVO DE LA MISERIA

Comenta en Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *