mulder

ANTEZANA RESPONDE AL INSULTO DE MAURICIO MULDER

Hace algunas horas de hoy jueves 23 de abril, el congresista Mauricio Mulder dijo: “Jaime Antezana es un farsante”. Las razones de este insulto, que lo tomo como una condecoración viniendo de quien viene, son dos: que no he dicho que dirigentes apristas están vinculados con Gerald Oropeza y que me la pase toda la campaña diciendo que hay diez congresistas con el narcotráfico, sin dar nombres.

Por Jaime Antezana

A continuación, una sumaria respuesta al congresista aprista Mauricio Mulder. ¿Qué he dicho para merecer este insulto airado de Mulder? A grosso modo, los motivos son los siguientes. Primero, que —según Alan García— el “probo” Facundo Chinguel fue abogado de la familia Oropeza-López y que, como reveló La República, compró acciones de tres empresas del clan Oropeza. Además, fue quien presidió la Comisión de Gracias Presidenciales y recomendó conmutaciones e indultos a, más o menos, 2,300 narcotraficantes con sentencia.

Segundo, también como lo reveló La República, que he señalado que fue el aprista Garry Paul Guanilo Dreyfus quien le dio la posesión de la mansión de la Planicie, La Molina, a Gerald Oropeza, donde vivía hasta el día del ‘narcoatentado’ al Porsche, el domingo 1 de abril. Cabe destacar lo siguiente: fue el gobernador distrital aprista, Ángel Vera Niño, quien reconoció como “posesionario” de la incautada residencia del empresario José Enrique Crousillat a Garry Guanilo Dreyfus. Ósea, dos militantes más del APRA.

Tercero, que he dicho el extinto Américo Oropeza, Gerald y Araceli Oropeza y su mamá, Pilar López, fueron militantes apristas. Eso es un dato macizo e irrefutable. El propio Alan García, en un programa dominical nocturno, tuvo que exigir que los expulsen del APRA. Hasta aquí, van seis militantes apristas. Pero ni Chinguel ni los cuatro miembros de la familia Oropeza-López eran simples militantes de este partido.

Efectivamente, Américo Oropeza, quien ya tenía las empresas hoy investigadas por lavado de activos procedentes del tráfico de drogas, fue dirigente aprista y candidato a la municipalidad de San Juan de Lurigancho y, su viuda, Pilar López fue candidata al Congreso de la República el 2011, en las últimas elecciones generales que ganó Ollanta Humala.

Ahora le respondo a Mulder. ¿No es lógico que los candidatos a elecciones tengan vínculos con los dirigentes metropolitanos y nacionales del APRA? ¿O se puede ser candidato al Congreso de la República sin que no se cuente con la aprobación de Alan García y de la dirigencia nacional aprista? Eso es imposible. El caso de Américo Oropeza, quien fue dirigente aprista y candidato, es excepcional.

La prueba: la foto de Alan García en el velorio de Américo Oropeza es contundente. ¿O el señor Alan García asiste al velorio de todos los militantes del APRA? Claro que no. Solo puede asistir al velorio de aquellos que tienen una larga tradición aprista y los conoce. Ergo: en ambos casos se puede inferir que tenían vínculos con los dirigentes intermedios y altos del APRA. Que no tengamos los nombres de los dirigentes con quienes tenían vínculos, señor Mulder, no niega que estos lazos hayan existido.

Otro aspecto importante: si Américo Oropeza y Pilar López fueron candidatos, a la municipalidad y el congreso respectivamente, tuvieron que gastar dinero en sus campañas de sus empresas que ya lavaban activos del tráfico de drogas. Eso es indiscutible. ¿Acaso no colaboraron con la campaña nacional del 2011, siendo Pilar López candidata al congreso? Esperemos saberlo más adelante.

Por eso, señor Mulder, no mencioné a ningún dirigente nacional del APRA con vínculos con Oropeza. Lo que hice, y eso no es difamación, es señalar que cuando fueron candidatos Américo Oropeza y Pilar López no solo tuvieron vínculos con dirigentes metropolitanos y nacionales de su partido y, que también, infiltraron —como ahora sabemos— dinero del lavado de activos que realizaban a través de sus empresas de fachada. ¿Lo puede negar? Tuvieron que financiar sus campañas con el dinero de sus empresas.

Finalmente, señor Mulder, no tiene memoria. Dice que me la he pasado toda la campaña diciendo que hay diez congresistas con el narcotráfico y no di nombres. Precisando: lo que dije es que habría 14 congresistas con presuntos vínculos con el narcotráfico o lavado de activos. En blanco sobre negro, el 30 de agosto del 2013, en la revista Caretas, denuncié con nombres y apellidos a siete congresistas por presuntos vínculos con el narcotráfico o el lavado de activos. Ver acá acá http://www.caretas.com.pe/Main.asp?T=3082&idE=1116&idS=245#.VTm6AdJ_Ok.  La ignorancia no es un argumento.

Señor Mulder, el ofuscamiento y la rabia nublan la razón y el entendimiento. Le hacen sacrificar las ideas por insultos. ¿Por qué insulta si el suelo esta parejo? Le ratifico mi agradecimiento por su condecoración al declararme “farsante”. La llevaré con orgullo. El insulto es la falta de argumentos y la razón.

One Comment

  1. Si Mulder fuera una persona decente pediría disculpas y se quedaría callado por un buen tiempo, pero sabemos que saldrá a desmentir e insistirá en su, falsa, verdad, como es su costumbre. Por otro lado él toda su vida ha sido un elemento de choque en su partido, por eso es demasiado esperar que tenga un comportamiento de gente decente.

Comenta en Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *