Fujimori asesino

¿POR QUÉ FUJIMORI MATÓ?

“Entre 1990 y 2000, se ejecutaron 228 operaciones de venta y concesiones de empresas públicas a capital extranjero: principalmente a EE.UU., la Unión Europea y Japón, además de ‘contratos ley’ a las mineras para que no paguen impuestos. Estos hechos ponen en evidencia como un candidato que llegó a ser presidente, sin capacidades y sin intenciones (recordemos que Fujimori al mismo tiempo que fue candidato presidencial, candidateaba para senador, ya que lo permitía la legislación anterior), fue absorbido a la red de operadores políticos del Imperio Yanqui en Latinoamérica. Es así que dejó que los gringos delinearan la política antisubversiva y bajo ese manto se decidieron la ejecución de los crímenes de lesa humanidad en el país, siendo las mismas políticas criminales dictadas desde la Escuela de las Américas en EE.UU., que ocurrieron en las diferentes dictaduras anteriores en los demás países de la región.”

Por: Marco Sipán

Cuando el país se encontraba en una terrible crisis económica a inicios de los noventa, la reinserción a la economía internacional requería de reconocer el pago de la Deuda Externa y de los intereses moratorios como condición no negociable. Fue así que Fujimori ofreció un plan de pagos que comprometían al país por décadas si le avalaban nuevos préstamos. Pero no era así de sencillo. El Perú no tenía credibilidad dentro de los multimillonarios del mundo. Por lo tanto, necesitaba, a modo de carta fianza, tener  mil millones de dólares reunidos como aval para poder ser un jugador internacional capaz de asumir deudas. Es así como EE.UU, la Unión Europea y Japón ponen esos mil millones. Pero tampoco fue fácil obtenerlos, aunque se creía que Japón iba a ser un aliado de Fujimori, el caso peruano no le interesaba la isla nipona. Fueron los gringos quienes se movieron y convencieron a los demás.

Pero porque tanto interés en salvar al Perú, si en ese mismo momento el parlamento norteamericano entraba en fuertes enfrentamientos por los presupuestos que se requerían para reactivar la economía de los país que se desmembraban de la URSS; además, tenían la invasión a Irak, pleito casi personal con G. Busch (padre); y como si fuera poco, tenían que responder a la guerra y sus consecuencias económicas en Nicaragua donde EE.UU. se enfrentaba a los sandinistas. ¿Cuál era el cau-cau de los gringos? ¿Por qué tanta belleza?

Luego de todas las negociaciones, cuando Fujimori pensaba tener todo listo, los EE.UU. le dijeron que tenía que implementar documentos de estrategias políticas contra la subversión y contra el narcotráfico, además de dirigir esos préstamos al pago de la deuda y la construcción de carreteras; sino, le retiraban el aval. Es decir, le daban el dinero asignado a los gastos que priorizaban los inversionistas, y le decían qué hacer con la subversión y el narcotráfico, poniendo al país completamente bajo la dominación gringa. Fujimori ni corto ni perezoso accedió a todo, aggiornando los documentos con detalles. Los organizamos multilaterales serían los que vigilarían la ejecución de los acuerdos.

Entre 1990 y 2000, se ejecutaron 228 operaciones de venta y concesiones de empresas públicas a capital extranjero: principalmente a EE.UU., la Unión Europea y Japón, además de ‘contratos ley’ a las mineras para que no paguen impuestos. Estos hechos ponen en evidencia como un candidato que llegó a ser presidente, sin capacidades y sin intenciones (recordemos que Fujimori al mismo tiempo que fue candidato presidencial, candidateaba para senador, ya que lo permitía la legislación anterior), fue absorbido a la red de operadores políticos del  Imperio Yanqui en Latinoamérica. Es así que dejó que los gringos delinearan la política antisubversiva y bajo ese manto se decidieron la ejecución de los crímenes de lesa humanidad en el país, siendo las mismas políticas criminales dictadas desde la Escuela de las Américas en EE.UU., [allí fue entrenado Vladimiro Montesinos] que ocurrieron en las diferentes dictaduras anteriores en los demás países de la región.

Ello se hizo que se regalaran las empresas del país y se entregara nuestros recursos minerales; es decir, para imponer el neoliberalismo, favoreciendo a las trasnacionales extranjeras. Los gringos y Fujimori sabían que tenía que acabarse con los movimientos sociales, organizaciones populares y gremios sectoriales, que eran miles de veces más organizados y articulados nacionalmente que Sendero Luminoso, que con su accionar terrorista había quedado aislado de los sectores populares. Sendero fue el pretexto para arremeter contra casi todo el tejido social y bajo el slogan de la “lucha contra el terrorismo”, sucedieron los crímenes y un sinfín de medidas militares represivas que fueron eficaces para derrotar el movimiento de protesta y ejecutar el pacto con los multimillonarios del mundo. Pacto que fue sellado con la constitución de 1993, que aseguraba que aun sin Fujimori, las transnacionales podían seguir saqueando el país.

Las victimas mortales de Fujimori son víctimas de la implementación del neoliberalismo.  La plata que los gringos le daban al GEIN era una inversión para asegurar sus corruptos negociados para hacerse del patrimonio nacional —el caso LavaJato queda corto ante esto—. Y ha sido lo mismo en los gobiernos post fujimoristas de Toledo, García y Humala. En éstos, los muertos por conflictos sociales alcanzan aproximadamente a 300, y han sucedido muchas desapariciones de líderes comunales. Todos ellos, igual que en la época fujimoristas, para “pacificar” el país y para que se enriquezcan multimillonarios extranjeros y se consolide el modelo neoliberal que empobrece a millones de peruanos.

One Comment

  1. Gracias por la información!!!

Comenta en Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *