EL GOBIERNO CIERRA EL DINI ANTE LA DENUNCIA DE REGLAJE

La DINI y el nuevo gobierno

Con un Congreso con una amplía mayoría fujimorista (y opositora), y férreo pasado respecto a los servicios de Inteligencia; y un presidente con poca representación congresal y con un plan de gobierno que apunta a una reforma en Inteligencia, ¿qué podrá pasar ahora con la DINI y el sistema de Inteligencia?

Por: Andrés Gómez de la Torre Rotta

Poco o nada se dijo sobre la situación y perspectivas de la DINI durante la campaña electoral. Silencio absoluto en el Plan de Gobierno de Fuerza Popular, agrupación que por antecedentes estaba obligada a apelar a una clarísima transparencia en el manejo del sistema de inteligencia nacional —el SINA— y la propia DINI, ente rector, en un hipotético gobierno, por los antecedentes del empleo del desactivado Servicio de Inteligencia Nacional —el SIN— durante la “albertista” década de los años noventa.

Puntual y mejor desarrollado al respecto fue lo incluido en el Plan de Gobierno de PPK, que apunta, junto con otros puntos, hacia una nueva ley de inteligencia nacional. ¿Acaso a plasmarse nuevamente si es que al próximo Ejecutivo le son otorgadas Facultades Delegadas en la primera legislatura del periodo legislativo 2016 – 2017?

Fogonazo lo fue, sin dudas, la propuesta del fujimorismo de entregar a la oposición, de llegar al poder, la Presidencia de la Comisión Parlamentaria de Inteligencia del Congreso. Dada la contundente mayoría obtenida en primera vuelta para el Congreso, cuya expresión inobjetable es haber accedido a una poderosa representación y bloque de 73 escaños, era evidente que  por el principio de proporcionalidad establecido en el Reglamento del Congreso, respecto de la composición de las Comisiones Parlamentarias, la Comisión de Inteligencia —conformada por siete (7) miembros y sin miembros accesitarios— detentaría una presencia mayoritaria de la colectividad naranja, que supone que un virtual Presidente opositor habría estado totalmente maniatado en minoría (probablemente de cinco contra dos) a la hora de aprobar la conformación de Grupos de Trabajo y sus consiguientes Informes y en el tema de debatir algún dictamen. Ni en el escenario de un persuasivo, y prácticamente solitario, Presidente de Comisión que convenza a sus demás integrantes contrarios de legislar o aprobar Informes en un determinado sentido, en tal primer nivel, los actuados pasarían a un pleno de 73 miembros donde la capacidad de veto y bloqueo de Fuerza Popular resultaba evidente.

Esperemos que el nuevo Congreso 2016-2021, por acuerdo de su Consejo Directivo, actualice y desarchive el dictamen aprobado en la Comisión de Inteligencia del 11 de noviembre de 2015, que propone modificar varios artículos del texto de la autógrafa del Decreto Legislativo Nº 1141 de 2012, Fortalecimiento del Sistema de Inteligencia Nacional y de la DINI; dictamen que, lamentablemente, no pudo ingresar a pleno por carga procesal legislativa y coyuntura política durante la presente legislatura. Dicho dictamen integra los dos Informes, en mayoría y minoría, elaborados por la Comisión a raíz de los sucesos de la DINI acaecidos a inicios de 2015, también como de la Comisión conformada por el Poder Ejecutivo el año pasado para auscultar los problemas de la DINI, cuyos reveladores párrafos nos relevan de hacer mayores comentarios.

Parece que será prácticamente imposible legislar sobre inteligencia en el próximo congreso a modo de leyes ordinarias, tal como se hizo el 2001 con la Ley N° 27479 y el 2006 con la Ley N° 28664 dada la inusual, nueva y próxima composición en el Poder Legislativo  y su complicada relación con el Poder Ejecutivo, en un contexto en el que Argentina y Colombia hacen acertados esfuerzos para institucionalizar y encaminar a sus respectivas y flamantes entidades creadas: AFI (Agencia Federal de Inteligencia) y DNI (Dirección Nacional de Inteligencia), gracias a la voluntad política de los Presidentes Macri y Santos que realizaron una cirugía mayor en las fenecidas y desactivadas Secretaria de Inteligencia (S.I.) y Departamento Administrativo de Seguridad, (DAS), respectivamente. El presidente Pedro Pablo Kuczynski  deberá  encarar como prioritario el tema de la reinvención de la DINI, tomando el ejemplo de los mandatarios aludidos con el fin de dotar al país de un sistema y servicio de inteligencia, no solamente eficaz y profesional; sino que también, parafraseando a Fredo Arias King: “digno de servir a una democracia”.

libro argentina

libro 2

Comenta en Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *