a-la-cuenta-de-3-2-portada

TODOS LOS ESPACIOS, LA MISMA LUCHA: Afirmación y reivindicación del Pueblo Afroperuano en la televisión

Desde que Hugo Coya tomó las riendas de TV Perú, el canal del Estado, se han venido experimentado saludables cambios que buscan que el canal 7 sea más diverso, y se dé voz a las diversas razas y culturas que componen nuestro país. Esto es también nuestro valor agregado como sociedad. Uno de los jales del canal es Sofía Carrillo, periodista que co-conduce el programa ‘A la cuenta de tres’. Lo suyo ha sido siempre tener voz, hablar, plantar cara y no quedarse callada. Infatigable activista contra el racismo y especialista en salud sexual y reproductiva, supo desde los cuatro años, cuando empezó a recitar públicamente, que nadie jamás callaría su voz para decir lo que es justo. Plaza Tomada se reunió a conversar con ella.

Entrevista por: Eduardo Abusada Franco


En los últimos meses, canal 7, TV Perú, que es de Estado, está haciendo una labor intensa por incluir a las diferentes naciones y etnias que componen este gran país, como los quechuas y aymaras, en su programación. ¿El canal te buscó a ti o cómo fue el contacto?

Sí, no me lo esperaba. Me convocaron y me gustó la idea. Es una oportunidad para plantear muchas causas que finalmente son invisibilizadas, y dar cuenta de la diversidad de nuestro país, tanto a niveles de concepciones ideológicas, políticas, como también raciales y culturales. Me reconocieron como periodista, activista y además tengo experiencia en la gestión pública en el ámbito de la Salud y Educación. Es una posibilidad de desarrollarme personal y profesionalmente; pero sobre todo espero contribuir de alguna manera a la lucha contra la discriminación, el racismo, el sexismo, el machismo y la homo,les,transfobia.

¿Cómo nace en ti la vocación por el periodismo?

Una de las cosas que marcaron mi vida a nivel personal y profesional, ha sido la respuesta y la necesidad de hablar, de plantear, de dar a conocer lo que se siente a pesar de ir contra la corriente muchas veces. Es decir, en un contexto racista, sexista, imagínate a una niña afro de 5 o 7 años, saliendo al frente de todo el colegio o de otros colegios, y empezar a recitar. Empezar a hacer lo que la gente no se imaginaba que iba a hacer. Porque esperaban que bailara festejo (que no sé hacerlo), que hiciera algo que se relaciona a los estereotipos. En estas situaciones, hay solamente dos caminos: o tienes una respuesta contundente, clara, fuerte; o te caes. Y gracias al soporte de mi familia, a la orientación que tuve, a mi entorno cercano, pude decir que no iba a permitir que esta situación de racismo que he vivido y sigo viviendo imposibilitara mi voz, que me callara. Encontré en el periodismo una herramienta que me iba a permitir dar a conocer lo que yo esperaba escuchar en la radio, ver en la televisión o leer en el periódico. Que no había. Cuando terminé la universidad, nunca tuve un referente afroperuano periodista; pero sí conocía a Victoria Santa  Cruz, Nicomedes Santa Cruz y a nivel internacional Martin Luther King, Malcom X y Angela Davis.

Si se puede saber, ¿algún episodio de racismo que hayas sufrido y te haya marcado especialmente fuerte?

En el colegio, y no de mis compañeras necesariamente, sino de un profesor, que me ponía siempre como ejemplo para hablar de los negros esclavos y me señalaba. O que en algún momento no tuvo reparos en decirme “monita”, y luego lo negó. Yo tenía 7 u 8 años. Esos momentos te marcan. O cuando un hombre escupió a la combi donde yo estaba. Estudiaba en un colegio público, y me dijeron “¡negra!” a mi hermana y a mí y nos escupió.  En esos momentos dije no, no me da la gana de vivir en una sociedad que busque minimizarme y empezó la lucha contra todo tipo de discriminación.

Personalmente, veo cierta una marcada carga “blanca” en el periodismo televisivo (más aún en el cable) y creo que viene mucho de los productores. Suelen poner a modelos, misses de belleza o actrices/actores, mayormente blancas o blancos, a conducir espacios periodísticos, sin ser necesariamente personas formadas en prensa. ¿Lo ves también así?

Yo creo en las políticas afirmativas de poblaciones y grupos que estamos en una situación de vulnerabilidad e somos “invisibles”. No obstante, también deben ser las capacidades profesionales las que deben determinar el que estés o no en un espacio. Y eso no es lo que podemos ver en la televisión peruana, necesariamente. No es que haya una evaluación necesariamente de tus capacidades profesionales como periodista; sino, simplemente, es seguir los estereotipos occidentales, específicamente en torno a lo que, se supone, la gente quiere o “necesita ver”, es decir, “gente bonita”, “gente blanca”, lo aspiracional. Gente a la que aspira ver, tocar, o incluso ser. Ello no aporta a la construcción de un país multiétnico, pluricultural, que necesita tener un abordaje intercultural y no solamente declaratorio, sino real.  Lo dicho no es responsabilidad de la persona a quien eligen sino de los criterios que se tienen para colocarla al frente de un espacio televisivo o radial; incluso se da esto en otras profesiones.

Ahora que estás en un canal de señal abierta, vas a estar más expuesta. Cualquier error lo van a hacer especialmente grande. ¿Esto no te asusta?

Mira, si es una situación que la he pensado. No puedo negar que incursionar en otro ámbito a nivel profesional siempre te causa cierta expectativa y a la vez un poco de nervios. Pero creo que hay que ampliar los espacios en donde uno plantea ciertas causas. Y creo que la televisión es un espacio importante, donde es necesario, en el marco de la lucha y de las demandas de muchos y muchas, también plantear agendas en las cuales siempre he estado involucrada y creo que hay un interés en visibilizarlas, como son los derechos sexuales y derechos reproductivos de todas y todos, la lucha contra el racismo y todo tipo de discriminación. Yo espero poder ser una voz a la que haya gente interesada en escuchar también; una voz afroperuana.

En todo caso, estar expuesta es un riesgo que vale la pena correr.

Así es. Creo que eso es necesario y es importante que muchas más personas se sumen a esta posibilidad. En ese sentido, lo veo como una oportunidad y un reto. Sino creyera en que somos una sociedad que puede cambiar no seguiría luchando… y lo bueno, es que cada vez somos más luchando, somos más colocando posición a favor de los derechos de todas y todos.

Actualmente no tenemos una ley de prensa específica y comprensiva. Estaba pensando que de tener una, tal vez es interesante tener una ley en la que en las pantallas exista una cuota de razas. ¿Lo ves viable?

Yo creo en las acciones afirmativas a nivel de políticas públicas. Pero en el caso específico de los medios de comunicación, a lo que nosotros tenemos que apelar es a que la sociedad como tal plantee esto como una demanda. Porque, finalmente, los medios de comunicación son también empresas que tienen el tema de los anunciantes. Debe hacerse como se han hecho en las campañas contra el racismo: trabajar con los anunciantes, con la sociedad civil organizada y no organizada; el que ellos y ellas, nosotros y nosotras digamos a estos canales que necesitamos vernos, reflejarnos, sentirnos…creo que ese es el mejor camino. Y en esa apuesta considero que deberíamos estar.

Y ahora, en ese sentido, ¿crees que tu presencia en el canal nacional, en señal abierta, si logra ser duradera, pueda ayudar a que las empresas privadas, que básicamente las mueve solo el lucro más que el educar, se animen a poner más gente afro en sus pantallas?

Espero que sí. Espero que esta sea una oportunidad para visibilizarnos, para decir que somos parte de este país; que este país es diverso étnicamente, culturalmente, que hay afroperuanos y que cuando vayas a otro país, no te crean que eres del Perú porque eres afrodescendiente. Creo que es una oportunidad. Entonces también, sin duda, creo que es una responsabilidad.

Sofía Carrillo, junto a Cecilia Brozovich y Carla Harada. Las tres conducen el espacio "A la cuenta de 3" en TV Perú. Sofía se muestra muy agradecida con el apoyo que le están sus compañeras de trabajo y todo el personal del canal.

Sofía Carrillo, junto a Cecilia Brozovich y Carla Harada. Las tres conducen el espacio “A la cuenta de 3” en TV Perú. Sofía se muestra muy agradecida con el apoyo que le brindan sus compañeras de trabajo y todo el personal del canal.

 

Ah, ¿cuándo estás en otro lado no creen que eres peruana?

Sí, de todos los países, menos peruana. Y acá mismo, en Lima. De siete taxis que como, 4 o 5 me preguntan “¿de dónde eres?”. La gente no te ve. Es decir, estamos acá pero no nos ven. Entonces es importante que esto cambie, más si estamos en un año de censo nacional, donde se ha luchado mucho para que la identidad étnico afroperuana esté presente como una variable. Es también hablar de eso, de que somos, estamos, qué necesitamos, qué merecemos y qué derechos debemos exigir.

¿Qué políticas públicas o tal vez leyes específicas crees que pueden hacer falta en esta lucha contra el racismo? ¿O basta con que se cumplan las leyes que actualmente hay contra la discriminación, que son algo generales, por cierto?

Hubo una iniciativa para proponer un marco normativo mucho más claro y una ley contra la discriminación. Creo que es necesario porque no es suficiente que haya dos artículos, que ni siquiera son muy claros. El tema de la posibilidad de interpretación es bastante amplio. No está siendo suficiente, es indudable. Yo que soy una persona cercana al movimiento, activista y demás, cuando me suceden estas cosas, todavía no sé qué hacer, no tengo claro a dónde ir. Cuando pasa la Policía, ésta no te entiende; cuando tratas de buscar el canal para hacer la denuncia, simplemente no te entienden. Entonces es necesario impulsar una ley contra la discriminación, incluyendo la discriminación étnica-racial. También se estaba trabajando la posibilidad de colocarlo como agravante en el caso de “injuria racista”, que es una figura legal interesante para poder realmente desarrollar acciones punitivas en estos casos, que no deben estar desligadas de las acciones formativas y educativas.

Y en cuanto a políticas públicas, ¿qué se puede hacer?

A nivel de políticas públicas, tenemos que trabajar primero en el ámbito educativo. Este es un espacio importantísimo para garantizar la formación de todas y todos. Si nosotras, nosotros, tenemos niños, niñas, adolescentes formados y que tengan claro que la discriminación es algo que no debemos tolerar ni practicar, y que todas y todos tenemos derecho a tener las mismas posibilidades y oportunidades, vamos a lograr un cambio. Si tenemos también, incluso en el ámbito de la salud, la visibilidad de las situaciones particulares que sufren algunas poblaciones históricamente discriminadas…no es gratuito, por ejemplo, que las adolescentes que se embarazan sean mayormente indígenas, rurales, afrodescendientes. Es claro que hay una situación de racismo en esto. Tampoco es gratuito que haya enfermedades recurrentes dentro de la población afro, como enfermedades al corazón, presión alta, diabetes y anemias; y que los afrodescendientes nos sigamos muriendo por esto más que otras etnias, y no se haga nada. Entonces, tenemos necesidad de trabajar políticas públicas en salud y educación.

Bueno, en efecto, de acuerdo a los avances de la ciencia, hay diferentes genomas humanos que ameritan diferentes tratamientos médicos.

Así es, pero eso no es algo que tú puedas plantear. Muchas veces en el ámbito de la salud intercultural dicen “parto vertical” y se acabó. Esto me parece importante, pero no es lo único. Y obviamente las cosas también tienen que cambiar en los medios de comunicación. No nos pueden seguir representando para burlarse de nuestros cuerpos en el caso de las mujeres afrodescendientes, o ridiculizarnos, animalizarnos. Eso es algo, que como pueblo afroperuano, no debemos tolerar. Lo hemos naturalizado tanto, porque también es un mecanismo de defensa para muchos, eso de decir “no me duele”, “no me afecta”, “mi autoestima es alta”. Pero sabemos que esa naturalización lo que hace es servir para que este tipo de estereotipos se sigan reproduciendo.  De la misma manera sucede con las personas de la comunidad de lesbianas, gays, trans; a quienes se les “representa” a partir de la burla y el desdén. No podemos seguir permitiéndolo, callando… nos hace cómplices de la discriminación.

Los afros, luego de 20 o 25 años de no verse en televisión, ¿crees que se han acostumbrado a que esto sea así?

Mucha gente lo ve como natural, si es que cabe la palabra. También pueden discutirte, decirte “pero hemos visto a tal artista…”. Pero estamos hablando de otros ámbitos, es decir, se da en deporte o en la música; y eso quizá hace olvidar que no estamos en otros ámbitos, como el periodístico (ahora mismo hay una joven periodista afroperuana en uno de los noticieros de TV Perú), político, científico. Hemos tenido congresistas afrodescendientes, pero el hecho de que la pigmentación sea oscura no hace que esas personas se reconozcan necesariamente como afrodescendientes. Eso también es algo que tenemos que ver. Se trata de tener la claridad de que nosotros y nosotras nos reconozcamos como afroperuanos y transmitir el mensaje planteándolo así. El que haya congresistas afro no nos ha garantizado hasta el momento que en su agenda política incorporen las necesidades del pueblo afroperuano.

 

Comenta en Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *