oficial-marcianos

MARCIANOS EN EL JIRÓN DE LA UNIÓN

Este es el segundo libro de mi compadre Jorge Machuca, o mejor dicho, del doctor Jorge Machuca Vílchez. Porque él es abogado. Estudiamos derecho juntos. Y también es literato y escritor, pues cuando te ataca una pasión, no hay vacuna posible. Jorge se da tiempo para escribir, ahora en el género de libros para niños. ‘Marcianos en el Jirón de la Unión’, sin embargo, es una historia también para adultos; o, tal vez, para los adultos que nunca debemos dejar de ser niños, los que nunca dejamos de soñar. 

Entrevista por: Eduardo Abusada Franco


Jorge, este es tu segundo libro para niños, ¿cómo te fue con Píloro, tu primer libro?

Me fue muy bien. El libro logró colocarse en el Plan Lector de diversos colegios, gracias al trabajo de la editorial Crecer. Yo también pongo mi granito de arena, haciendo la difusión del libro con bastante motivación.

¿Por qué has decido seguir en este género de literatura infantil?, ¿te sientes cómodo en este campo o piensas hacer algo más adultos?

Me gusta el género. Es bonito saber que los niños te están leyendo, que imaginan aquello que les has propuesto. También tengo en mente desarrollar proyectos enfocados en adultos; uno de ellos se llama “Relatos alternativos”. He empezado difundiendo algunas muestras del libro en la media (www.facebook.com/finalesalternativos) y ha tenido buena recepción. La idea del libro es darle un sentido alternativo, una suerte de vuelta de tuerca,  a diversos cuentos clásicos.

Por ejemplo, ¿ahí  el lobo sí se engulle a Caperucita?

(Risas). Aún no trabajé ese, pero podría hacerlo más adelante. Tengo uno trabajado en el que la liebre pierde la carrera con la tortuga y una mafia la obliga a pedirle una revancha. En otro, Paco Yunque busca vengarse de Humberto Grieve.

Parece que está aumentando el segmento de libros para niños, ¿es así?

Tengo poco tiempo en el medio, pero presumo que sí. Veo que se han flexibilizado los contenidos, manteniéndose los clásicos, pero además fomentando nuevos acercamientos a autores que desarrollen propuestas sobre temas modernos y creativos. Lo importante es fomentar la lectura.

A grandes rasgos, aunque ya lo leí, ¿de qué trata ‘Marcianos en el Jr. De la Unión’?

“Marcianos en el Jirón de la Unión” es la historia de dos marcianos (Kam y Sek) que son enviados a la Tierra para una misión de exploración. Deciden variar la ruta y ya no entrar por Estados Unidos (donde los paran masacrando) sino por Perú. Y arrancan por el Centro de Lima porque ahí está la casa del líder (el presidente). Ahí conocen a Lukas, un niño lustrabotas que les permite conocer mejor a los humanos.

Sé que sigues mucho el comic, el cine y ahora me imagino que estás también viendo las series, con todo este boom de Netflix, ¿algo de esto te inspiró para la trama?

Pueda que sí. Por ejemplo, el niño lustrabotas que los marcianos conocen en la Plaza de Armas de Lima es un niño invisible, como los que trabaja Carlos Giménez en su historieta “Paracuellos”. Respecto a series, no veo muchas, pero Netflix está pasando Robotech, un gran anime que influyó definitivamente en desarrollar una versión antropomorfa de los seres extraterrestres, siendo ese el caso de los marcianos que aparecen en mi libro.

Escoges el escenario del Cercado de Lima. Entiendo que hay una relación especial en tu vivencia personal, el tiempo en que laboraste allí… y que lo mencionas a final del libro…. ¿tenías una deuda de nostalgia con el Jirón de la Unión y el Centro Histórico?

En el Centro de Lima trabajé como 7 años y le guardo un especial cariño. Mucha gente se espanta por el tráfico que hay en el Centro, pero tiene su encanto, y muchos lugares tradicionales como la Plaza Mayor, la Iglesia de La Merced, el Jirón de la Unión, el Cordano, la galería Pancho Fierro, el Maury, etc. Varios de esos lugares salen en el libro.

Los libros de niños traen normalmente una enseñanza, una lección. ¿Cuál es la de éste, qué desearías que rescaten los jóvenes lectores?

La principal está relacionada a los sueños y la motivación que debemos tener para hacerlos realidad. En el relato, los marcianos terminan siendo una suerte de coach para el niño lustrabotas. La idea es que el libro sea el coach de los niños lectores.

Ya tienes dos hijos, esposa y trabajo de oficina. ¿Cómo te das tiempo para escribir?

Y además dicto clases… (risas). Creo que cuando uno quiere escribir, ve la manera de hacerlo. Comienzas el día más temprano o lo acabas más tarde, escribes en la combi, en tu hora de almuerzo, etc.  Una frase que tengo muy presente es de Henry Ford, quien solía decir: “Los que renuncian son más numerosos que los que fracasan”. La cosa es no renunciar a nuestros sueños.

lugares-de-venta

 

2 Comments

  1. Dice que los libros son algo parecidos a los hijos. Los concibes, los esperas con ansias, los recibes con vítores cuando nacen, los acompañas a cada momento y ves por ellos como van creciendo, te motivan, te alegran la vida, llenan tus espacios libres, los quieres tanto como a ellos mismos. Son tu creación, tienen tu espíritu, hablan de tí y de tu entorno, etc. Te felicito cada vez que los vuelvo a leer, porque los borradores lo comenzaste ya cuando eras niño, en el caso de Piloro…, luego lo seguiste como estudiante y finalmente apareció ya como profesional. Espero que aparezca “finales alternativos” y los que luego lo sigan, por supuesto. Felicitaciones, nos das mucho contento con tus obras.

Comenta en Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *